a
© Derechos Reservados 2022 Sector Primario 1

La aeronave matrícula XC-MÉXICO

El capitán desprecia los manuales de procedimientos, ignora a su tripulación y pasajeros

POR:BOSCO DE LA VEGA @BOSCODELAV

El avión despegó con un capitán al mando que arrebató al piloto anterior el control antes de tiempo. Sin copiloto, surcó los aires con promesas de un destino añorado con un respaldo de tripulación y pasajeros tan grande como ningún capitán antes que él había logrado.

La aeronave tiene cuatro motores: consumo, gasto público, inversión privada y exportaciones. Desde que tomó control, los ha utilizado con potencia errática: en lugar de sortear la zona de aves jurídicas que ponen en riesgo el funcionamiento de la aeronave, la atravesó con la arrogancia de quien se siente todopoderoso. Los pasajeros, nacionales y extranjeros, se miran con la desconfianza y el miedo que provoca la turbulencia.

En la Primera Clase va 0.8 por ciento de los pasajeros. Su papel es clave para mantener el funcionamiento del avión. Aunque saben que la ruta es equivocada, sudan frío con sólo imaginar en hacerle frente al capitán. Lo importante es mantener los privilegios y concesiones.

En clase de Negocios viaja 37.2 por ciento. Representan el futuro del avión, y juntos tienen la capacidad de decidir quién reemplazará a la tripulación y al capitán. Pero desde la cabina se dictó una orden: sin servicios para ellos por el pecado de ser aspiracionistas. El capitán sabe que no conseguirá seducirles, y prefiere el trato injusto antes que gratificar a malagradecidos.

En clase Turista va 62 por ciento, zona a la que el capitán ha mandado dádivas y programas para hacerse de incondicionales. En vez de arreglar los programas educativos, arroja dinero para el aplauso fácil, y, a pesar de ser la peor zona en alimentación, salud y seguridad, son a quienes el capitán dice más amar. A ellos prometió mejores condiciones, pero con sus decisiones los condena a la miseria o al crimen.

A cuatro años, la aeronave navega sin rumbo, devaluándose a velocidad vertiginosa. Inició vuelo con una deuda de 10.7 billones de pesos, que hoy llega a los 14.0 billones. En el índice de corrupción aérea pasó del lugar 10 al cinco más corrupto entre 135 aeronaves. Los homicidios en vuelo suman más de 130 mil, cuando en el anterior fueron 81 mil, y la pobreza creció de 52.2 a 56.8 millones de pasajeros.

Peor aún: el capitán desprecia los manuales de procedimientos, ignora a su tripulación y pasajeros, y desgasta los recursos para mantenimiento a bordo.

Los riesgos se multiplican, la impunidad y el crimen organizado hacen las veces de copilotos.

Hacia la próxima escala, se avizora mal tiempo. Si no invertimos en el avión, en los sistemas autónomos de vuelo, en legalidad, salud, educación y seguridad, el aterrizaje hacia 2024 será forzoso, con riesgo inminente para los pasajeros y la aeronave llamada México.

CUMULONIMBOS. “Si comenzamos una pelea entre el pasado y el presente, nos daremos cuenta de que habremos perdido nuestro futuro”. Winston S. Churchill.

 

Share With: